Me pasa que cuando escribo una reseña de un lugar o evento que nos encanta busco pensar en todo lo malo para poder apuntar a ser objetivo, cosa que me sucedió con Púrpura y con Delirium.

Sin embargo es en esta ocasión cuando sucede lo contrario y necesito enfocarme en las cosas buenas del lugar para evitar hablar solamente de lo que no nos gustó, de entrada no es un cumplido pero para mi es un apunte obligado sobre lo que van a leer.

En una combinación de tiempo, invitación espontánea, grandes amigos, curiosidad y gusto por conocer nos aventuramos a visitar este Club Swinger que se encuentra en Lazaro Cardenas 757, en la Colonia Narvarte Oriente de la Ciudad de México.

El club en cuestión esta ubicado casi al lado de un banco HSBC.

Club Diamond Swinger

Lo bueno que puedo decir del lugar es lo siguiente:

  • Los anfitriones son personas super amables que se preocupan por sus invitados.
  • La barra libre del lugar tiene alcohol de calidad mediana, lo cuál supera la expectativa.
  • Las personas que vimos en el lugar se la estaban pasando muy bien.
  • Es un nicho diferente a lo que conocemos, es no es malo, que bueno que haya opciones para todos.
  • El cover de $500 con barra libre incluida es justo si sabes cómo es el lugar.
  • Esta ordenado, hay un playroom apto para el tamaño del lugar y existe un área de fumar.

Entenderán mi frustración al intentar ser justo y objetivo con el lugar y que al final esas sean todas las cosas buenas que puedo rescatar, por que finalmente todo lo que mencione es lo básico que esperarías de un lugar que se hace llamar a si mismo un Club Swinger.

Debo decir que en algún momento Andrea me ha dicho – Wey, tú lo dijiste, la fiesta la hacen las parejas – y debo decir que sí, tiene razón, sin embargo mi queja no es el ambiente del lugar por que la gente fue amable y los regulares del lugar se la estaban pasando muy bien, mi queja viene de todo lo que le duele al lugar.

Necesitamos Honestidad

Una cosa es llegar a un lugar que no conoces sin expectativa alguna, después de todo parte de la aventura de conocer un lugar nuevo es el misterio de que vas a encontrar y de si, en algún momento, te llevas algo del lugar o hasta decides que quieres regresar.

Otra cosa muy diferente es que la comunicación de los encargados intente hacer la venta comparando su proyecto con clubes swinger establecidos de la talla de Púrpura o Coliseum y al llegar te des cuenta de que has sido engañado.

Honestamente las instalaciones del lugar no me provocan problema, es algo diferente a lo que nos hemos acostumbrados y eso no es malo, les puedo hasta decir que hacen un buen trabajo con lo que tienen a su disposición, el problema es que no puedes venderte cómo un Club Privado o lugar de fiestas privadas y ser literalmente un departamento adaptado.

Entiendo la posición de la gente que lleva el lugar que finalmente intentan brindar una opción en el ambiente Swinger y a su vez ganar algo de dinero, pero creo que poner el negocio sobre la experiencia no es sano para nadie.

Cómo comentario creo que si Diamond aceptara que sus instalaciones SON UN DEPARTAMENTO y tuviera la iniciativa de traer a la vida esa fiesta en el depa de un amigo con alcohol, música, botana y desmadre podría llegar a ser algo muy bueno para todos, finalmente si no puedes intentar competir con un lugar con el que no tienes nada que ver lo mejor es hacer algo diferente.

Instalaciones de Diamond Swinger

Creo que todos estamos acostumbrados al hecho de que las fotos siempre van a intentar capturar lo mejor del lugar, en especial en el ambiente swinger sucede mucho que esas fotos intentan pretender que el lugar es mucho más grande y bonito de lo que es en verdad.

En el caso de Diamond esperábamos que fuese igual pero al final la realidad fue mucho más cruda.

El salón principal es la sala comedor de un departamento pequeño donde hay sillones pequeños contra las paredes para acomodar a la gente, no existen las mesas y en su lugar hay bancos con un diminuto espacio donde apenas caben dos vasos, en la esquina hay una televisión con porno fuerte y claro, hay música.

La barra libre es lo que sería la cocina de un departamento pequeño, un cuartito de 2×2 con un refri, una mesa y botellas.

El Playroom corresponde a lo que sería la recamara de dicho departamento, sin un colchón a la vista pero tapetes en el suelo y varios cojines.

Existe un baño, que honestamente no conocimos.

La zona de fumar o, cómo nos dijeron, la terraza sería el área de lavado, un espacio pequeño sin techo donde puedes salir a fumar y no hay realmente nada que llame la atención más allá del clásico lavadero para la ropa.

Comentarios Finales

La gente que estaba esa noche es obvio que frecuenta el lugar, se veía que la estaban pasando bien y que es algo que disfrutan por que han creado amistades y es SU LUGAR, razón que me hace querer hablar de la forma en que Diamond se refiere a si mismo en su cuenta de Twitter:

Es un lugar de fiestas privadas, donde la diversión y el placer,
van de la mano, en un ambiente cálido de amigos.

Sí, es un lugar de fiestas privadas y sí, es un lugar de un ambiente cálido de amigos, lo que ahora traduciré cómo: Si no tienen amigos allí es muy probable que no encuentren nada para ustedes.

Si su presupuesto es bajo y la barra libre les es una idea atractiva Casa Swinger es un mucho mejor lugar en todo sentido y que ofrece muchas más cosas por poco menos del doble de lo que pagarían en Diamond pero con casi veinte veces el tamaño y mucha más gente.

No puedo darle una calificación a Diamond por que no se con que compararlo, no puedo hacer una comparación con los Púrpura o Coliseum del ambiente (que ellos mencionaron), tampoco con algo totalmente diferente a los últimos cómo lo es Casa Swinger, Diamond Swinger es finalmente un departamento adaptado donde se reúnen amigos a pasarla bien, eso en mi libro no es malo.


Andrea pensaba que sería bueno esperar a que nuestros amigos llegarán a conocer, por que finalmente a eso íbamos, y que tal vez había que darle una oportunidad.

Mientras tanto yo pensaba que lo mejor que podía hacer era decirles que no entraran por que el cover no nos los iban a regresar y siempre les podíamos platicar.

Al final, me deje convencer.