Es verdad que el ambiente Swinger puede sacar lo mejor y lo peor de una pareja por que de cierto modo es un crash course en confianza y barreras, te hará decir y saber cosas que de otro modo no tendrías que preguntar jamás, por ejemplo:

  • ¿Qué opina tu pareja de que te acuestes con alguien más?
  • ¿Le gustaría ver?
  • ¿Le gustaría participar?
  • ¿Cuál es el punto en el que el juego deja de ser juego y se convierte en algo molesto?
  • ¿Qué no deberías hacer JAMÁS con otra persona?

Finalmente coger con alguien más en el sentido más obvio es simplemente sexo y dentro del ambiente Swinger eso esta bien, es normal, es esperado, si ya decidieron darle una oportunidad es una posibilidad y si ya salieron un par de veces el sexo con alguien más es algo que sucederá más temprano que tarde y eso lo entienden ambas partes.

Y de allí la importancia de tener reglas y saber que, dada la situación esas reglas se pueden romper.

Es importante saber también que para una pareja swinger las reglas no deben de ser leyes, no es algo que no vayan a brincar si no que más bien están allí cómo una red de seguridad de la pareja que ayuda a que se mantengan en un lugar donde ambos se sientan cómodos de experimentar.

Una situación muy frecuente es que el sexo oral esta fuera de los limites, también pasa que las parejas tenemos algo especial que sólo hacemos entre nosotros y eso obviamente no lo queremos compartir con nadie más.

Cuando empezamos en el ambiente, cuando empezamos a jugar a ser swingers, esas reglas son oro, por que nos permiten ir a nuestro ritmo y darnos cuenta poco a poco que en efecto podemos ir un poco más lejos.

Ejemplo personal clarísimo era esa duda que teníamos Andrea y yo de cómo nos íbamos a sentir viéndonos en pleno acto sexual con alguien más, cosa a la que no le huíamos pero siempre respondimos con un – Necesito estar en el momento y verte para saber –

Pasada la situación descubrimos que podíamos ir un poco más allá del sexo si las personas cumplían ciertos requisitos y si la situación se prestaba y que el sexo estaba sobre la mesa.

Muchos empezamos limitando los besos muy largos, los momentos tiernos con alguien ajeno a la pareja, el no coger con alguien que es o se ve de un modo u de otro, el siempre estar juntos o simplemente el no hacer nada si el otro no esta presente, y todo eso esta perfecto dependiendo de donde se encuentren.

Hay una frase que se usa bastante que es Reglas Pendejas con la cuál debo decir que tengo un problema por que a fin de cuentas en la practica esas reglas nunca son pendejas por que te protegen de un mal entendido o de pasarla mal.

Las reglas son importantes y deben de ir evolucionando con nosotros, con la pareja y los limites que vamos a ir cruzando, ser swinger hará que esos limites desaparezcan muy rápido por que estamos expuestos a muchas cosas, desde gente hasta fantasias e historias que harán que eventualmente nos acostumbremos a ciertas ideas y las veamos más normales, lo que un día dijimos que no haríamos resulta que después nos interesa y hasta disfrutamos con fantasear sobre ello.

El consejo al final es que no se fijen tanto en lo que quieren y no quieren hacer, que aunque es super importante no es una garantía de que todo les va a salir bien, en lugar de eso enfoquense en que su pareja este bien y que este disfrutando con ustedes, cuando ambos se divierten las cosas fluyen y terminarán haciendo cosas que quizás no tenían planeadas pero que es MUY probable que terminen disfrutando al máximo.